El cuervo


El cuervo sobrevuela la ciudad antes del anochecer. El fresco aire nocturno mece sus plumas negras y las suaves corrientes de aire caliente le elevan en elegantes fintas a través de las nubes. Las chimeneas de los edificios descargan sobre el cielo nublado su tóxico aliento, alimentando la espesa bruma que brilla iluminada por el resplandor espectral de las lámparas de aceite. El cuervo tiene hambre. Ha pasado el día explorando una zona nueva de la ciudad, y eso le ha dejado sin tiempo para buscar alimento.

Azuzado por el hambre, hace un picado hacia uno de sus lugares favoritos. Una de las pescaderías de la ciudad suele tirar cajas enteras de pescado cada noche. Probablemente en mal estado, pero el cuervo está por encima de hacer ascos a tal festín. Ahuyenta a un par de palomas que dan vueltas por los alrededores, y se dispone a disfrutar de la comida.

Un brillo en una casa cercana llama su atención. Es un animal curioso y bastante inteligente. Se acerca volando a la casa, la rodea, busca una forma de entrar.

Encuentra una ventana. Cerrada. Pero puede ver lo que hay en el interior de la casa. Un ser humano, de apariencia cansada, lee medio dormido un libro vetusto. Una lámpara de carbón ilumina con una luz débil la habitacion. En una de las estanterías hay algunos objetos pequeños, brillantes. El cuervo siente una atracción inexplicable hacia ellos, como todos los de su especie. Normalmente no se arriesgaría a atraer la furia del ser humano. Los seres humanos son criaturas violentas, impredecibles, peligrosas. Pero éste parece dormido, o al menos aletargado… si tan sólo pudiese encontrar una forma de entrar en la casa, agarrar uno de los objetos con el pico y huir antes de que el ser humano pueda reaccionar… No es la primera vez que lo hace.

Vuela de nuevo alrededor de la casa. ¿La chimenea? Posiblemente esté encendida. ¿Las ventanas? Todas cerradas. Frustrado, se acerca a la puerta principal y grazna de forma desafiante.

Cuando está investigando en la puerta, recibe una extraña sorpresa: ésta se abre de par en par. El movimiento le asusta de tal manera que vuela a ciegas, entrando dentro de la casa. Revolotea investigando la habitación y se posa sobre una estatua encima de la puerta. En ese mismo momento, sabe que se ha equivocado. Jamás debería haber entrado en esta casa. No sólo el ser humano no está dormido, sino que parece fuera de sí. Empieza a gritarle, usando esas ásperas palabras extrañas que usan los seres humanos para comunicarse entre sí. El cuervo no sabe cómo reaccionar. No puede huir. Encima de la puerta parece estar fuera del alcance del ser humano.

Decide intentar comunicarse con el ser humano. Un simple “Caw, caw, caw” serviría para comunicar a sus hermanos que quiere salir de la habitación, pero, ¿cómo comunicar algo parecido a un ser tan extraño y violento? Observa que hay un sonido que el ser humano parece repetir constantemente. Suena parecido a “Lenore”. Intenta repetir el sonido. No suele imitar los sonidos humanos, le parecen feos. El sonido acaba pareciéndose más a “Nevermore”. De forma incomprensible, el sonido alterado tiene un efecto inesperado en el ser humano. Cada vez habla más. El cuervo repite una y otra vez el mismo sonido, sin saber si el ser humano le está entendiendo. Finalmente, el ser humano, visiblemente alterado, abre la ventana de un golpe, y el cuervo aprovecha el momento para salir volando de la habitación.

El cuervo vuelve a disfrutar del aire nocturno. Su encuentro con el ser humano es para él un auténtico misterio, pero no es uno al que le dedicará demasiado de su tiempo. Solamente el suficiente para prometerse a sí mismo que nunca intentará volver a entrar de esa manera en la casa de otro ser humano. Nunca más, nunca más.

Un texto para el Cuentacuentos
  1. #1 by popi - March 16th, 2009 at 18:39

    Qué alegría me da leer savia nueva y buena en Cuentacuentos. Un punto de vista más original, quizás, habría sido el del busto de Palas, pero con lo bien que te ha salido el del cuervo no dudo que serías capaz de elaborarlo con la misma inteligencia y el buen uso de las palabras que en éste. (Siempre pongo peros para que el ego no crezca más de lo necesario). Larga vida a Sarg

    Y la que envejece mal es Lisa Simpson. 😛

  2. #2 by carlos - March 16th, 2009 at 20:29

    Meca! Son los cuervos y no los loros los que… 😮
    Bienvenido a Cuentacuentos Sarg, no se si te he leído antes pero por si acaso bienvenido quillo que como dice Popi mola leer savia nueva 🙂
    Las descripciónes que haces de la noche,de la ciudad,de la casa, pero sobre todo la idea y como la llevas a cabo crean un gran relato.
    Enhorabuena

  3. #3 by Brujita - March 17th, 2009 at 10:14

    me ha encantado….es un relato genila

    besines embrujados

  4. #4 by Gabriel B. - March 17th, 2009 at 10:18

    Muy buena idea y buen relato. Es la segunda vez que te leo y como el otro este cuento me ha gustado mucho. Sólo señalarte una cosa: ¡cuidado con las redundancias! Fíjate que en los dos últimos párrafos repites “ser humano” (o humano) ocho veces y se nota. Es una lástima porque las frases están bien construidas sólo habría que retocar eso. Espero que no tomes a mal mi observación.

    Saludos.

  5. #5 by Sarg - March 17th, 2009 at 10:39

    Popi: Desde el punto de vista de Pallas habría sido complicadísimo, no crees?? 😀 La verdad que las primeras temporadas de los Simpson han envejecido regular, pero Lisa sigue teniendo razón jaja, ¿por qué la gente se asustaba por un cuervo? Entiendo más que la gente se asustase con Mary Shelley, pero, ¿con Poe?

    Carlos: ¡Gracias! Los cuervos son muy inteligentes, aunque los loros son mejores imitando sonidos de habla humana 🙂

    Brujita: Muchas gracias 🙂

    Gabriel: ¡Siempre agradezco cualquier crítica constructiva! Lo malo es que en este caso veo complicado cambiarlo. Es curioso, pero tenemos tan pocos sinónimos para nosotros mismos… “Gente” o “persona” no quedan naturales, y otros como “criatura” pueden llegar a ser cansinos.

  6. #6 by aaron - March 18th, 2009 at 14:37

    Muy muy buen relato. A pesar de que acabas con la mística del famoso poema, está tan bien hilvanado, tan bien escrito, que se perdona todo.

    No, en serio, es la primera vez que te leo y me he quedado maravillado. Me ha gustado la narración sencilla, lógica. Manejas bien el ritmo, es envolvente y natural. Me ha gustado mucho, chapeau.

    Aaron.

    PD: Y eso que no estoy de acuerdo con el asunto de Poe aquí expresado. Para mi sus cuentos no han dejado de expresar ni un ápice de la angustia que debían transmitir hace 150 años. A mí nunca me inspiraron terror, la palabra correcta sería desasosiego.

  7. #7 by popi - March 18th, 2009 at 18:21

    Primero pedir perdón por castellanizar el nombre de un mito; en mis ediciones, de traductores distintos, me viene con una ele, pero vueno, no le demos más importancia que la que tiene. La hortografía es una reprimida.
    ¿Complicadísimo desde el punto de vista de palllas? Bueno, yo creo que ya va siendo hora de que te arriesgues un poquito más a la hora de elegir desarrollos; esa es la diferencia entre los que escriben muy bien y los que hacen disfrutar a los que leen.
    No puedo debatir sobre los Simpsons. Me he reído mucho con los capítulos que he visto, poquitos, pero no soy un estudioso del tema ni mucho menos. Mi hermanillo sí que podría teorizar contigo acerca de ellos.

    P.D.- Poe no sólo ha escrito El cuervo. 😛
    Para lo demás, leer la posdata de Aaron: un sabio.
    P.D.- Gente, ser humano, individuo, ser, hombre, persona, ente, sujeto. Sí que hay, sí, pero también es cierto que usar una cada vez queda pedante y ridículo. Si a ti te gusta, está bien; es tu opinión la que más debe contar, aunque no desestimes la de los demás, que siempre se aprende, hasta del que menos esperas.

    Ommmmm. jaja

  8. #8 by Sarg - March 18th, 2009 at 18:30

    jeje, más que complicadísimo desde el punto de vista de un reto, desde el punto de vista de hacer algo que me parezca interesante y divertido escribirlo 🙂

    Hombre, ya sé que tiene más que el Cuervo jajaja. Aún así, lo único suyo que he leído que me ha dado un mínimo mal rollo es el Péndulo. Me transmite mucha más inquietud, por ejemplo, Lovecraft.

    PD: Uy, espero que lo de la “ll” no te lo tomases a mal, la verdad es que ni me fijé…

  9. #9 by Sechat - March 20th, 2009 at 23:15

    Me gusta mucho el ritmo que imprimes al relato y por supuesto los detalles con que describes el ambiente. Eso permite que uno se adentre de lleno en la historia. Por último está el refinado lenguaje, casi, casi gótico (en cuanto a rebuscado, me refiero) muy de E.A. Poe y ese cuervo… que asoma desde la foto final… ¡Genial! Esta vez creo que las plumas del cuervo te han ayudado, en vez de ahuyentar tus musas. ¡Enhorabuena!

    P.D.: Me asombra tu estilo y lo prolijo de tus posts… Volveré. Lo prometo.

  1. No trackbacks yet.

Comments are closed.