Alquile un sueño


Quizá sea tarde, pero aún tengo la pistola en el bolsillo. Es un arma vieja, una Beretta 92FS 9mm Parabellum que perteneció a mi abuelo, pero que he mantenido en perfecto estado de mantenimiento durante todos estos años desde que él me la dio. Me siento una vez más, como todas las tardes, en mi sofá destartalado, y enchufo el SensoSnap. El peso del arma sobre mis rodillas me recuerda que sigue allí, una poderosa herramienta bajo mi control.

Los minúsculos nanocontactos del electrodo penetran la epidermis -el producto es bueno, apenas noto un leve cosquilleo- y conectan con el discreto implante que hace de interfaz con mi sistema nervioso. Mientras espero a que las sinapsis artificiales hagan su trabajo, me recuesto relajado en el sofá y abro una lata de cerveza que había sobre la mesa. Llega un momento en el que ni siquiera te importa que la cerveza esté caliente… Una imagen empieza a superponerse en las esquinas de mi campo de visión y lanzo la lata inacabada al suelo. Una pieza más de basura que se une al desorden general de una casa que hace un tiempo estaba limpia y cuidada.

Soy Diana, y como todas las mañanas espero a Filipe bajo el arco del puente que cruza el Sena frente a la Catedral de Notre Dame. Llevo el pelo castaño muy corto, cubierto con una de esas ridículas gorras parisinas. Mis ojos grandes y verdes se mueven inquietos, un curioso contraste con mi piel profundamente morena. El amanecer es frío, y me resguardo del viento tras uno de los pilares del arco.

También soy la espesa niebla matutina. Y el agua del río. SensoSnap vende productos de la mejor calidad, no experiencias recicladas y sintéticas. Cada voluta de aire, cada imperfección del terreno, es perfecta en su detalle y en su impresión sensorial. “¡Más real que la realidad!”, reza su eslogan.

Miro nerviosa a mi alrededor. ¿Dónde está Filipe? No llega tarde ninguna mañana, es siempre puntual como un reloj de cuarzo. Hace frío, y lo único que quiero es verle, estar con él… También soy el puente, y soy sus pilares. Soy Filipe, escondido en el lado opuesto del arco del puente, aguantando la risa, acurrucado contra el pilar y esperando a que Diana se dé la vuelta y mire hacia el Sena. Cuando veo la oportunidad, salgo de mi escondite y me abalanzo sobre ella, haciéndole cosquillas.

Tras la sorpresa inicial, río hasta que me saltan las lágrimas, atrapada en su presa a la vez agradable y desagradable. Consigo agarrarle y mirarle a los ojos. Sus preciosos ojos color cristal. Sus increíbles ojos verdes. La beso. Le abrazo con ternura. Caminamos abrazados a la orilla del Sena.

Arranco los electrodos con furia, e inmediatamente noto cómo la piel desgarrada empieza a sangrar. Agarro la pistola con fuerza hasta que mis nudillos se ponen blancos, y doy vueltas sobre mí mismo, gritando con furia. Sé que el alcohol nubla mis pensamientos, pero no cambia la forma en la que me siento. Nunca soy capaz de experimentar el sueño más allá de ése punto, cuando el cabrón portugués coge a Diana y se la lleva del brazo por París. Lo que más me duele es que Diana le siga con tanta felicidad en los ojos, unos ojos que hace un tiempo sólo tenían visión para mí…

Miro el arma, tranquilamente. Sé que quizá sea tarde. Sólo me quedan dos opciones: usarla sobre mí, volarme la cabeza y olvidar para siempre, o usarla sobre él. Presentarme en casa del portugués esta misma mañana y meterle tres balas en el pecho, borrándole su asquerosa sonrisa de enamorado de la cara.

Cualquier opción es buena. Sé que mi implante grabará todo lo que ocurra. Le mataré, o me mataré a mi mismo, pero juro por Dios que daré a la gente un SensoSnap que no olvidarán nunca…

Un texto para el Cuentacuentos
  1. #1 by Sechat - April 22nd, 2009 at 17:36

    ¿Ciencia Ficción pura y dura con visos de cruda realidad? Una historia muy bien contada, de principio a fin, con un desenlace no del todo esperado. ¡Enhorabuena!

  2. #2 by Metalsaurio - April 22nd, 2009 at 21:14

    Cyberecuerdos, interfaces hombre-pistola, amores perdidos…wow.

    Lástima que la cerveza estuviese caliente 🙂

  3. #3 by Fenix - April 27th, 2009 at 15:23

    Muy bueno… hacia ya algun tiempo que un relato no me daba un escalofrio

    pD: Cyberpunk rules! 😛

  4. #4 by Sarg - April 28th, 2009 at 14:15

    jeje, gracias a todos 🙂

  1. No trackbacks yet.

Comments are closed.