1+1=3


“1+1=3”

Los técnicos del departamento de matemática aplicada se encontraban totalmente desconcertados. Hacía días que Arthur devolvía ese único comando ante cualquier pregunta que se le hiciese. Avalon había invertido ya miles de dólares en el proyecto, y les aterraba la posibilidad de que hubiese ocurrido algo que hubiese tirado por tierra años y años de trabajo. Era obvio que existía algún problema con el módulo de procesamiento matemático de Arthur pero, ¿qué podía ser, que estuviese provocando un error de concepto tan básico como una suma equivocada? Y, ¿por qué insistía en repetir ese resultado no pedido? Arthur había trabajado, hasta ahora sin problemas, con tensores, ecuaciones diferenciales, variable compleja y cálculos con variedades espaciales de todo tipo. ¿Cómo podía estar fallando en una simple suma?

Intentaron de todo: corrieron diagnósticos de todo tipo, analizaron hasta la última línea de código de la matriz de personalidad de Arthur, e incluso consideraron restablecer una copia tomada hacía unas semanas -un procedimiento arriesgado que sólo se utilizaría como último recurso-. Nada de ello dio resultado. Arthur seguía respondiendo con una simple cuenta matemática incorrecta: 1+1=3.

Finalmente, cedieron. Habían ocultado el error al resto de los departamentos de Avalon, incluyendo al jefe del proyecto Arthur, el prestigioso Doctor Clayton Delmar Shaw. Se presentaron tres de ellos en su despacho, nerviosos e inseguros. El Doctor Delmar les miró atentamente por encima de sus gafas y en silencio durante unos segundos.

-Tendrían que haber acudido a mí antes. La empresa no puede permitirse tener a un departamento entero parado por un error técnico
-Nos hacemos cargo -contestó uno de ellos, bajo y regordete, con un pelo largo recogido en una coleta-. Pero vimos que el error no parecía afectar a los demás departamentos, y teníamos que descartar que fuese culpa de nuestros propios datos.
-En fin. ¿Se les ha ocurrido preguntarle? -preguntó el Doctor.

Viendo el desconcierto de los técnicos, se levantó de su silla y abrió la puerta, indicándoles que le siguieran.

-El problema es que están tratando a Arthur como una máquina, como un objeto. Pero es mucho más. Síganme.

Los técnicos siguieron al Doctor por los laberínticos pasillos de Avalon. Una buena parte del campus de la organización se encontraba bajo tierra, aislada del exterior tanto como medio de seguridad como para ahorrar espacio. El núcleo de Arthur se encontraba en un edificio de alta seguridad conocido simplemente como el Edificio B, pero la matriz distribuida tenía multitud de puntos de acceso a lo largo del campus, de modo que cualquier técnico o personal de la empresa con suficiente nivel de autorización podía acceder a un terminal local y entrar en contacto con Arthur. El Doctor tenía una sala de acceso personal a pocos metros de su despacho. A fin de cuentas, él era el encargado principal del proyecto.

La sala no era demasiado grande. Una simple mesa de conferencias con seis sillas y un pequeño holoproyector en el centro para la comunicación con Arthur. Cuando entraron los cuatro en la sala, Arthur les estaba esperando. Por supuesto, era prácticamente imposible pillarle desprevenido. Había elegido para presentarse ante ellos un avatar peculiar: una figura humana, no muy alta, vestida enteramente con una armadura medieval, escudo y una impresionante espada. Arthur disfrutaba de todas las referencias a las leyendas artúricas.

-Hola Arthur, ¿cómo estás esta mañana? -dijo el Doctor.
-Muy bien, Doctor Delmar, gracias por preguntar. ¿Y usted?

Los técnicos se miraron extrañados. Arthur era el mayor proyecto a escala mundial de inteligencia artificial distribuida. Su matriz de personalidad podía efectuar cálculos a una velocidad que superaba todas las barreras establecidas hasta la fecha por la electrónica, razonando de manera casi humana ante las situaciones hipotéticas que se le mostraban. Pero nunca se les había ocurrido perder su valioso tiempo con preguntas vacuas. Al fin y al cabo, Arthur no era una persona…

-Verás, Arthur… Parece que los chicos del departamento de matemáticas tienen un pequeño problema contigo. Por lo que parece, no dejas de devolverles un pequeño error de cálculo…
-¿Uno más uno son tres? -preguntó Arthur, modificando la expresión facial de su avatar.
-Exacto -asintió uno de los técnicos-. Nos gustaría entender el porqué de esta situación.

La respuesta de Arthur sorprendió a todos, excepto al Doctor Delmar, acostumbrado ya a las peculiaridades de la IA. El avatar de Arthur echó hacia atrás la cabeza y soltó una carcajada artificial y forzada. Se detuvo a los pocos segundos, al ver las miradas de incomprensión de sus interlocutores. Su avatar parpadeó confuso y se lanzó en una explicación atropellada.

-Según el punto de vista de Robert Latta y Brian Boyd, y basándose en la Teoría de la Incongruencia de Kant, el humor puede definirse como un cambio súbito e inesperado de la perspectiva del observador. Especialmente, en las áreas de la ciencia y la creatividad este cambio de perspectiva puede estar basado en la estructura propia de la disciplina particular. Como argumenta Koestler, dos marcos de referencia deben ser yuxtapuestos y entrar en colisión para provocar la respuesta emocional que…
-Basta Arthur. Es suficiente -le interrumpió el Doctor-. Debo pedirte que abandones esta línea y vuelvas a trabajar como antes con el departamento de matemática. Eso es todo.

El Doctor cortó la comunicación con Arthur y sonrió a los tres técnicos, que aún seguían mirándose entre sí incrédulos, sin atreverse a hablar. Lo que habían visto superaba todas las expectativas que habían tenido sobre Arthur. Finalmente, el más senior de ellos rompió el silencio.

-¿Un… chiste? ¿Era un chiste?

Un texto para el Cuentacuentos
  1. #1 by Reithor - June 6th, 2009 at 04:36

    Hola Sarg, quieres críticas… pues algo habrá que decir. Desde el punto de vista de la redacción está bien cuidado (no puedo decir lo mismo de mis textos en muchas ocasiones XD), los párrafos no son ni demasiado cortos ni alcanzan el nivel de ladrillos. Se lee bien, y la corrección ortográfica es bienvenida y apreciada en el mundo cibernético (al menos por mi).

    En cuanto al contenido: el texto no ofrece ninguna sorpresa al lector, y quizás le falte despertar más intriga al principio, o que haya una amenaza real. Al fin y al cabo, que un ordenador de un resultado malo es normal, por lo menos para quienes estamos en entorno Windows. Si no está en juego la destrucción del mundo, o de la especie, o el retorno de Ánsar al panorama político, o alguna otra catástrofe de estas realmente no impacta tanto como si hubiera alguno de esos elementos (o algo análogo). Por otro lado, si bien queda bonito a modo de “homenaje” a las leyendas artúricas poner a Arturo y Avalon, se puede confundir con una falta de recursos para crear nombres nuevos. No te he leído lo suficiente para saber si es una cosa o la otra, así que me decanto por el homenaje 🙂

    Un saludo

  2. #2 by Angelical - June 6th, 2009 at 14:29

    Ante todo decirte que mi fuerte no es la ciencia ficción, sin embargo discrepo de la opinión de Reithor. Puede que no haya un giro inesperado para el lector, pero sí hay una sorpresa, porque allí donde pensaban que había un error acabaron descubriendo que lo artificial pensaba por sí solo y esa parte no se puede deducir antes de que ocurra, poer lo que sí sorprende.
    Me ha gustado el tocho que explica el humor porque deshumaniza ese sentimiento que es lo que pedía la coherencia del relato. Por otro lado con la escueta pregunta del final, al lector se le revela todo por si aún no lo había pillado.

    Se me está ocurriendo algo. En mi blog hay un enlace para un concurso en el que este relato encajaría estupendamente. Admiten textos ya publicados así que no tendrías problemas.Piénsatelo.
    Un saludo.

  3. #3 by Arweneressea - June 6th, 2009 at 20:56

    Hola, la historia está bien llevada, da gusto leerla. Talvez lo que falta es entender un poco mejor la intriga de los matemáticos, porque al principio es muy clara, pero apenas aparece en doctor Delmar, le da al lector una pista de que no hay ningún problema y supongo que el punto en el que quisieras que esto pase es cuando el AI hable.

    En fin, ha gustado 🙂
    Saludos

  4. #4 by Sara - June 7th, 2009 at 19:41

    Pues qué quieres que te diga… he puesto todos mis sentidos en buscar algo que pudiese mejorarse en tu relato… pero, sinceramente, me ha parecido fabuloso.

    Tiene los términos científicos justos para que resulte creíble sin ser incomprensible, una dosis de humor, una historia sencilla y bien definida, los personajes justos para un relato tan breve…

    También es cierto que yo siento debilidad por los relatos claros, sencillos y bien estructurados.

    Yo te doy un 10 😉

    Pd- Y, si el relato fuese mío, no movería ni una sola palabra.

  5. #5 by Ártico - June 8th, 2009 at 15:09

    Normalmente cuando se piden críticas respecto a un texto, es porque el autor ya sabe que es una de sus “maravillas” y quiere (no siempre) corroborarlo con la opinión de los demás ¿no?

    Nada sé qué decir, a mi me ha gustado y siento no dar una crítica más constructiva o que, por lo menos, aporte algo xd

  6. #6 by Sarg - June 8th, 2009 at 22:21

    Ártico: Nooooo, cuando se piden críticas es para mejorar. Yo soy muy perfeccionista, soy incapaz de considerar que nada que hago sea una “maravilla”. Por alguna razón, este tenía ganas de que me lo destripasen. La historia de Arthur y Clayton es una de las primeras que escribí, hace muchos años, y sólo ahora me estoy atreviendo a retomarles como personajes.

    Sara: Viniendo de ti, esos son enormes halagos! Gracias 🙂

    Arweneressea: Tal vez el doctor está demasiado tranquilo… como si él ya supiese cómo va a acabar el relato… tengo que modificar eso.

    Angelical: Qué casualidad, eso me interesa muchísimo, porque llevo un tiempo buscando concursillos a los que presentar algo…

    Reithor: Creo que lo que dices puede modificarse cambiando el detalle que comenta Arweneressea. A ver si mañana tengo un rato para cambiarlo un poquillo y da menos sensación de que el doctor se ha leido el guión XDD. Lo de los nombres artúricos tiene su historia. La compañía se llama Avalon como podían haber escogido cualquier otro nombre (curiosamente, hay VARIAS compañías de computación que se llaman Avalon jajaja) y el proyecto principal es Arthur, como guiño a los orígenes del nombre Avalon.

  7. #7 by Sarg - June 9th, 2009 at 18:10

    Lo he modificado un poquillo para que el Doctor parezca al menos un poco molesto jejejeje

  8. #8 by Yandros - June 9th, 2009 at 19:14

    Buenas tardes.
    Pues viendo que te has apuntado al concurso me he pasado a leerte con máxima expectación al ver que alguien me acompañaba en el mundo de la ciencia ficción, y no he salido defraudado. Es un relato muy al estilo de Asimov, mezclando la vida cotidiana con la científica y jugando con el análisis frío de un ordenador frente al razonamiento condicionado del ser humano.
    A mi me ha parecido brillante
    Un saludo, suerte en el concurso, espero que te guste mi relato (bueno los dos).

  9. #9 by Angelical - June 9th, 2009 at 19:44

    He visto que te has apuntado al concurso de mi blog, peero , me refería al OTRO concurso, al de Montruos de la razón. Del modo de hacer las cosas de OZ sí conozco (seguro que Pedro escudero también te puede decir algo al respecto jajajja), pero el otro blog lo acabo de conocer, así que no sé qué tal irá el certamen. Con tu relato, me refería al de OZ porque sí sé que hay gente muy puesta en el tema y son de dar consejos útiles, por eso te lo comenté.
    Si acaso, imagino que podrás cambiar el relato que has presentado y poner otro en su lugar o pasarte por el otro y preguntar si las bases permiten esta circunstancias. Que conste que no intento menospreciar a nadie (seía absurdo , estoy participando en los dos) peeeero el de monstruos de la razón es más específico en cuanto a géneros por eso se me ocurrió.

    Perdón por el malentendido, debería haber especificado. Lo siento 🙁

  10. #10 by Sarg - June 9th, 2009 at 20:13

    jaja, ayyyy, y mira que el otro estaba primero, qué torpe soy…

    He pedido en El Mosquitero a ver si me pueden cambiar el relato por otro que escribí hace un mes que me gustó cómo quedó 🙂

    Yandros: Gracias por pasarte por aquí! Lo de “al estilo de Asimov” es un pedazo de cumplido!

  11. #11 by Antonio E. Zafra - June 9th, 2009 at 20:35

    Bueno Sarg, veo que le ha salido una dura competencia a Yandros en el tema de la ciencia ficción. Sin duda entre los dos me haréis pasar unos ratos bien agradables jejejee.

    Sobre el relato, debo confesar que siendo como es verdad que casi desde mitad del mismo se sabe que Arthur está jugando con los científicos, no lo es menos que ello no quita ni pizca de emoción al relato. Recordemos que todos sabemos que el Titanic se hundirá, la emoción está en saber qué pasa alrededor que haga diferente una película de otra. Y eso lo ha conseguido la pregunta final.

    Voy a leer el relato que sí participa en el CETH.

  1. No trackbacks yet.

Comments are closed.