Continuación


Es un banco cualquiera, en un parque cualquiera en una ciudad cualquiera. A la orilla de un río cualquiera.

Ella juguetea haciendo y deshaciendo rizos en su propio pelo con la mano derecha, y le mira sonriente de lado.

-Dime, ¿habrá continuación de esta historia?

Él la mira, le guiña un ojo y, en silencio, con un gesto de la cabeza, señala al frente.

Una barcaza turística avanza lentamente sobre las aguas verdes del río, acompañada por una música de violines que surge de su interior. Apenas perturba el agua al pasar, levantando sólo pequeños remolinos que acarician sus flancos antes de separarse y convertirse en tenues olas. En la otra orilla, el sol se está posando sobre los tejados de la ciudad, vertiendo su luz como sirope nacarado a través del espeso bosque de antenas. El cielo brilla con los colores del arco iris. En la distancia, se oye el graznido y el batir de alas de unos patos. Apenas se oye el tráfico, un recuerdo lejano del mundo que les rodea.

Vuelve a mirarla y observa que su mirada está ahora perdida en la belleza del atardecer sobre el río.

-Todas las historias bonitas tienen una continuación.

  1. #1 by VampiresaRaquel - August 7th, 2009 at 23:24

    🙂

  1. No trackbacks yet.

Comments are closed.