Nunca te dije


Nunca te dije por qué me atreví a sonreírte aquella noche. Algunos dirán que fue algo inevitable, como el choque entre dos trenes que se acercan en sentidos opuestos por la misma vía. Otros dirían que hay veces en esta vida que sabes que no eres más que una marioneta del destino, colgando de unos cables que te llevan a donde ellos quieren. También habrá quien diga que fue una reacción normal, previsible.

¿Por qué siempre hay gente que disfruta aplastando el libre albedrío, ahogándolo bajo el peso asfixiante de sus prejuicios?

Apareciste en ese bar como un soplo de aire fresco -no menos agradable aunque hubiese sido esperado-. Levantaste tal revuelo con tus ojos brillantes, tal nube de polvo, que todos mis sentidos quedaron irremediablemente atrapados. Fue un huracán de interés, un tornado bajo cielo despejado.

No hubo nada de inevitable, nada de previsible, nada de predestinado en la sinceridad de mi sonrisa. Fue tan simple -y tan complicado- como que tú fuiste su horma. Fuiste la forja donde se fundió y se derritió bajo el fuego de tu mirada. Fuiste el nido con cuyo calor eclosionó plácidamente.

No pude sino sonreír.

Un texto para el Cuentacuentos
  1. #1 by Emma - September 23rd, 2009 at 08:32

    Well done! Ese momento en el que no puedes despegar la vista ni dejar de sonreír. Ese momento en el que se paralizan todos tus sentidos y un silencio te absorve, aún en el sitio con más alboroto. Ese momento en el que te das cuenta lo débiles que somos.

    Me ha gustado, y mucho, señor Sarg 😉

  2. #2 by Sara - September 23rd, 2009 at 18:46

    Sin motivos… hay sonrisas que no son mas que eso.

  3. #3 by angelical - September 24th, 2009 at 11:43

    Compañero, ¿te has pasado por OZ? en Monstruos de la razón tienen una sorpresa jajjajjaja Mis corazonadas son geniales jajjajaja

  4. #4 by angelical - September 24th, 2009 at 13:49

    Ahora sí que me paso para comentarte el texto. Me ha gustado la filosofía que plasmas porque es cierto que nos gusta complicarnos la vida intentando analizar las cosas y se nos olvida disfrutar del momento. En pocos renglones condensa una verdad muy grande 😉

  5. #5 by Sarg - September 25th, 2009 at 22:30

    Pues he mirado por OZ, pero no he visto a qué te refieres :-S Estoy espeso hoy…

  6. #6 by Yandros - September 27th, 2009 at 09:58

    Narrar en varias líneas lo que dura un segundo no es fácil compañero.
    Lo haces genial
    Un abrazo!

  7. #7 by Sechat - September 27th, 2009 at 11:16

    Plasmas lo fugaz con maestría y ricos detalles. ¡Enhorabuena!

  8. #8 by ninive - September 27th, 2009 at 16:26

    De haberle dicho, de haberle dado explicación, razonamientos, tal momento no hubiera tenido lugar.
    Nunca se lo dijo, y pudo sonreir.

    Hacen falta mas eclosiones así!

    Muy bueno Sarg

  9. #9 by angelical - September 28th, 2009 at 11:00

    http://www.ociozero.com/foro/9495/relatos-finalistas

    Anda, anda, pasa y date el gustazo jajjajjajaja

  10. #10 by synn - September 29th, 2009 at 13:56

    Sonreir es maravilloso, y lo es más que alguien te haga sonreir, sin mas razón que querer sonreir a la otra persona. ¡Viva la espontaneidad!

    Buen relato.

  1. No trackbacks yet.

Comments are closed.